"No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante."
  • Ernesto Che Guevara

jueves, 28 de enero de 2010

Se retrasará la edad de jubilación en España

El gobierno ''socialista'' presentará mañana una propuesta que pretende retrasar hasta los sesenta y siete años la edad de jubilación a partir de 2013. Dicha medida deberá contar con el consentimiento de los sindicatos pactistas y oligárquicos UGT Y CC.OO y de la patronal. Serán necesarios dos años más de trabajo asalariado para percibir todas las retribuciones de la jubilación. Dicha medida se tomará so pretexto del envejecimiento de la población y acompañada previsiblemente por infinidad de cifras económicas ininteligibles.

Podemos deducir de ello algunas conclusiones:

- Este episodio no es fruto de un cambio de la coyuntura política o económica, sino una manifestación más de los intereses diametralmente distintos entre burguesía y proletariado, estado burgués y clase obrera.

- Que los llamados partidos ''socialistas'' o ''socialdemócratas'' no son más que lo que Marx describía acertadamente en el Manifiesto Comunista como socialistas burgueses: Todo el socialismo de la burguesía se reduce, en efecto, a una tesis y es que los burgueses lo son y deben seguir siéndolo... en interés de la clase trabajadora.

-Que las relaciones laborales y el modo de producción conllevan un progresivo depauperamiento y proletarización de las clases oprimidas, cuyos opresores necesitan para mantener el sistema infligir cada vez más presión durante los períodos de crisis. Estos períodos pueden conducir, sin embargo a un fortalecimiento de la conciencia de clase, el momento tras el cual ''conceden'' mayores cotas de derechos, todo en vistas al mantenimiento de las prebendas y a la supremacía en las relaciones de fuerzas.

- Que la solución que se debe plantear no es la reforma en un marco hostil de preeminencia cada vez más absoluta de la burguesía, ni en ''ir a la zaga'' de partidos con programas combativos de modo somero y en la práctica reformistas. La solución es la revolución violenta dirigida por un partido comunista unificado, vanguardia del proletariado.