"No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante."
  • Ernesto Che Guevara

viernes, 19 de febrero de 2010

POLÉMICA STALIN-TROTSKY (3/3)

(PARTE 1) (PARTE 2)

TROTSKY: ¿CONTRARREVOLUCIONARIO? ¿HÉROE? ¿LENINISTA? ¿RENEGADO?

En nuestra opinión, no hay ningún motivo para tachar a Trotsky de no comunista. Huelga decir que fue presa de la represión zarista, siendo desterrado a Siberia. Antes de que Lenin formulara sus famosas ‘’Tesis de abril’’ ya abogaba por romper con el gobierno provisional. Pertrechó al Ejército Rojo y lo dirigió hacia la victoria sobre las fuerzas coaligadas del Imperialismo. Hasta 1924, su trayectoria es impecable y ejemplar. Después, difamó de todos los modos imaginables a Stalin. Lo llegó a acusar de asesinar a Lenin. Contrariando las consignas leninistas, publicitó una internacional escindida de la soviética. Escribió numerosos libros. Algunos de ellos, aunque complicados y abstrusos, ilustrativos y pedagógicos, como la revolución permanente. Otros oprobiosos, como la revolución traicionada.

Pongamos las cosas en orden: Fue un revolucionario y comunista combativo. No renegó de su ideología, al menos no hay un solo indicio de ello. No era del todo leninista, pues un partido leninista requiere disciplina interna, la cual no fue capaz de acatar. En vez de marcharse, dirigió un movimiento disidente, obligando a sus miembros a practicar ‘’entrismo’’ en partidos socialdemócratas sin unidad de acción, sin control de exclusión de burgueses u oportunistas dubitativos, temeridad que se pagó más tarde, cuando los politicastros de la Cuarta Internacional perdieron todo compromiso revolucionario.

¿Y Stalin? Demostró pertenecer al credo comunista dejando atrás la NEP, y llevando a cabo la colectivización de la tierra y la planificación industrial. Se puede decir que la trayectoria de la URSS es parecida a la idea de Revolución Permanente.

Febrero a octubre de 1917: Revolución liberal coronada por el establecimiento en el poder de los soviets.

1917-1928: Dictadura burguesa de obreros y campesinos.

1928-: Dictadura del proletariado

De todas formas, el proletariado puede y debe ser el detentor del poder desde el principio.
Stalin pecó de ‘sacralizar’ su imagen ¿Pero acaso no lo hacen y hacemos muchos comunistas, por ejemplo, con la iconografía de Marx y Lenin y los trotskistas con la de Trotsky? Fue responsable de la abrupta caída de sus compañeros, pero de ello ya se han encargado de difundirlo, torpedeándonos día y noche, socavando sus contribuciones sociales, como la igualdad salarial femenina, lo que bajo el capitalismo aún no se ha conseguido. Quizá no fuera el más apto ni el más abnegado, pero cada vez que lo satirizamos nos unimos a los oligarcas, capitalistas, revisionistas y toda esa ralea de anticomunistas recelosos.