"No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante."
  • Ernesto Che Guevara

jueves, 16 de septiembre de 2010

PRISA, o como el fascismo controla los medios

Siempre es bueno recordar la historia más reciente. Y aprovechando que como podréis comprobar en nuestro mapa tenemos muchos lectores y lectoras de Latinoamerica, a pesar de que este blog no se identifica con ningún país, más bien intenta dar su visión de acontecimientos internacionales pasados y presentes desde una óptica comunista dedicaremos este artículo para hablar de la visión "progresista" de los medios a la hora de la verdad, concretamente en el intento fallido de golpe de estado contra Venezuela en 2002. Debemos añadir que desde la redacción de este blog, no compartimos la forma de Chávez de querer acceder al socialismo. Desgraciadamente existen muchos precedentes de intentos de revolución desde arriba. Por el contrario, Chávez ha demostrado defender la soberanía de Venezuela frente a los intereses imperialistas de Estados Unidos, lo que le ha valido la picota generalizada de los medios burgueses. PRISA es un grupo de comunicación que controla, o mejor dichon avasalla como parte del oligopolio mediático de España las mentes de millones de personas- a través de prensa, radio, audiovisual- al más puro estilo Berlusconi, el cual, por cierto, también presente en los medios. La fama que tiene de "izquierdista" –de izquierda institucional- avalada por su apoyo a la democracia, la monarquía, la globalización y demás avances queda en entredicho en la editorial que publicó cuando el golpe aún era reciente y no se había producido el contragolpe.

Volviendo al artículo publicado en El País, pasamos a nombrar algunos fragmentos interesantes:

Sólo un golpe de Estado ha conseguido echar a Hugo Chávez del poder en Venezuela. La situación había alcanzado tal grado de deterioro que este caudillo errático ha recibido un empujón. El ejército, espoleado por la calle, ha puesto fin al sueño de una retórica revolución bolivariana encabezada por un ex golpista que ganó legítimamente las elecciones para, convertirse desde el poder en un autócrata peligroso para su país y el resto del mundo.

El País- el periódico en cuestión- tacha a Chávez de golpista, sin embargo justifica el golpe contra él. Cuando se han agotado todos los medios "democráticos"’ sólo queda llamar a los soldaditos a que resuelvan el entuerto. Un gran sofisma por parte de El País.

Aprovechando la ola de hartazgo de tanta gente con la corrupción del anterior sistema de partidos, Chávez arrasó en las urnas, para hacer luego un uso abusivo de ese poder, con un autoritarismo que llegó incluso a las aulas de los colegios

El País reconoce la apabullante victoria en las urnas de Chávez. Pero obviando la voluntad popular, que es el estandarte de la democracia, el sometimiento a la voluntad del pueblo, aduciendo a un supuesto autoritarismo, justifica el golpe. Otro sofisma de El País, reconoce la legitimidad de las elecciones cuando le conviene.

Por desgracia, lo ocurrido demuestra que en Venezuela el ejército sigue siendo el árbitro de última instancia. A la luz de los hechos, hay que elogiar al menos la decisión de la cúpula militar de ceder el poder a un civil, aunque resulte singular que el elegido sea el presidente de la patronal.

A El País le "entristece" que el ejército sea el árbitro del sistema, una buena forma de denominarlo; cuando las cosas se ponen difíciles recurrimos a los medios de coerción, que como es lógico devuelven el poder a quien le corresponde- el jefe de la patronal-.

Vaciadas las cúpulas de los partidos políticos tradicionales, es necesario convocar elecciones cuanto antes y redactar una Constitución que restablezca el equilibrio de poderes que Chávez eliminó a su medida, como hiciera Fujimori en Perú.

Eso es, repongamos la democracia traicionada. El pueblo eligió a Chávez, pero cuando el pueblo se equivoca es necesario sacar a los soldaditos a la calle. Esto por supuesto, no es eliminar la democracia, sólo es arbitrar. Como buen estado de derecho se redacta una nueva constitución que reconozca los máximos principios democráticos. El "mantener la fachada" es parte de la idiosincrasia de los medios liberales, un atajo de mafiosos que hacen temblar sólo de pensar en su grado de poder y de maldad.

Chávez ha jugado con fuego dentro y fuera. La sombra de EE UU -que importa de Venezuela un 13% del crudo que consume y que ayer le acusó de buscar su propio final- se puede presentir detrás de lo ocurrido.

He aquí la conclusión, y bienintencionada advertencia de El País. Si te metes con el tío Sam, teme lo peor. Estamos avisados.

Artículo completo: http://www.elpais.com/articulo/opinion/VENEZUELA/Golpe/caudillo/elpepiopi/20020413elpepiopi_2/Tes