"No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante."
  • Ernesto Che Guevara

domingo, 29 de noviembre de 2009


Un espectro se cierne sobre Europa: el espectro del comunismo. Contra este espectro se han conjurado en santa jauría todas las potencias de la vieja Europa, el Papa y el zar, Metternich y Guizot, los radicales franceses y los polizontes alemanes.

No hay un solo partido de oposición a quien los adversarios gobernantes no motejen de comunista, ni un solo partido de oposición que no lance al rostro de las oposiciones más avanzadas, lo mismo que a los enemigos reaccionarios, la acusación estigmatizante de comunismo.

De este hecho se desprenden dos consecuencias:

La primera es que el comunismo se halla ya reconocido como una potencia por todas las potencias europeas.

La segunda, que es ya hora de que los comunistas expresen a la luz del día y ante el mundo entero sus ideas, sus tendencias, sus aspiraciones, saliendo así al paso de esa leyenda del espectro comunista con un manifiesto de su partido.

Con este fin se han congregado en Londres los representantes comunistas de diferentes países y redactado el siguiente Manifiesto, que aparecerá en lengua inglesa, francesa, alemana, italiana, flamenca y danesa.

Con estas palabras queremos dar la bienvenida a todos y todas los que quieran aprender, compartir, opinar o simplemente leer en este ''elogio'' al marxismo. Hoy como entonces, en 1848, el marxismo es temido por las huestes de la burguesía, que ensucian su estampa con injurias y vilipendios, propias de quien no tiene más argumentación que el escarnio mas ruin. Hoy como entonces, los comunistas, muchos de ellos renegados por el influjo del capital han acabado al otro lado de la barricada, entregados al brillo del dinero, otros rendidos a la revisión, embozando su capa socialdemócrata en una portada revolucionaria. Hoy como entonces, como decía Lenin, hay que devolver el espíritu revolucionario a los Marx, Engels, Lenin, Ho Chi Mihn, Guevara y tantos otros.